lunes, 18 de noviembre de 2013

COMO CREAR PICOS EN EL DISCURSO POLITICO...

Psicociudad
Psicociudad Newsletter
18 de noviembre de 2013
Cómo crear picos altos y bajos en el discurso político
Escribe Daniel Eskibel
Seguramente has visto, en la realidad pero fundamentalmente en las películas, el monitor que registra la actividad cardíaca.
Recuerda: pantalla verde y una línea blanco-amarillenta que sube y baja. La línea hace picos hacia arriba y luego baja, vuelve a un pico hacia arriba, otra vez baja, y así sucesivamente.
Es la vida, el registro de la vida.
Porque cuando desaparecen los picos y solo queda una línea uniforme y recta...pues es la muerte, el fin.
También el discurso político tiene su pantallita verde que registra vida y muerte.
Y cuando digo discurso lo hago en términos genéricos y para referirme tanto a la oratoria callejera como a la presentación de un tema en un ámbito cerrado como a las declaraciones en radio y televisión.
En suma: nombro como discurso político a toda pieza de lenguaje oral emitida por el candidato, dirigente o gobernante.
¿Qué muestra la pantallita verde del discurso político?
Muchas veces, demasiadas, una línea uniforme, recta, pareja, toda igual, toda así.
Quiero decir: monotonía, aburrimiento, tono monocorde, vacío y gente que no escucha, que se duerme o que se va.
La muerte política.
Lo que se necesita es lo contrario: un discurso dinámico, con saltos, con picos que suben y picos que bajan, con movimiento, con cambios. Una especie de montaña rusa que mantenga en vilo al público, que lo entretenga, que lo mantenga despierto e interesado, que avive sus neuronas.
La vida política.
¿Cómo puedes crear picos en el discurso político?
  • Subiendo y bajando el volumen de la voz
  • Acelerando y enlenteciendo el ritmo de lo que hablas
  • Subrayando con distintos tonos afectivos distintos pasajes del discurso
  • Usando el lenguaje corporal para dramatizar algunos momentos
  • Alternando el lenguaje puramente verbal con la presentación de imágenes (fotografías, gráficas, vídeos)
  • Contando pequeñas historias que cambien el ritmo y la dirección del discurso
  • Introduciendo ejemplos ilustrativos llenos de vida y de imágenes visuales
  • Presentando y respondiendo objeciones que temporalmente lleven al discurso en dirección opuesta a la que traía
No aburras a tu público. No mates tu discurso.
Crea picos agudos que lo hagan subir y bajar.
Es preferible que tu discurso sea una montaña rusa y no un mar en calma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario