viernes, 1 de noviembre de 2013

LA PEQUENA SANTO DOMINGO

Manuel Nin Matos
Vivir como si estuvieramos en un campo de batalla atentos al franco tirador; con cuidado de pisar una mina, atentos al sonido de los aviones, en fin sometidos al estrés constante de no saber en que momento seremos atacacados. La sociedad nuestra ha llegado a ese nivel de convivencia; ya hasta los mejores amigos se enfrentan por el control de instituciones que se suponen colectivas y cuya direccion debe ser via eleccion; o por simples diferencias de enfoques y personales. Los hacedores de opinion se comportan como cronistas de farandula y no comunicadores que Deben investigar y ofrecer informaciones veraces y profesionales. Desprestigian la diaspora e impiden su desarrollo e insercion en la red social arcoiris de la florida. No nos ponemos de acuerdo ni para celebrar las fechas patria.
En estos momentos la piedra de la discordia lo es la declaracion del barrio de Allapattah como la pequena Santo Domingo por parte de la ciudad de Miami. Plantearse que ese barrio no tiene categoria para llevar el nombre de nuestra capital por lo arrabalizado que esta y los niveles de delincuencia que alli se suceden es realmente una falta de consciencia, de desconocimiento historico y en algunos porque son mal agradecidos.
Cuando vinimos por primera vez a Miami en 1984 (Recuerdo el Club Dominicano en la 29 dirigido por Victor Alba, el Club Tipico Dominicano, la Fritura de Manuel, el local del PRD, y otros negocios pequeños que asomaban), cuando aun habia una gran dispersion de los pocos dominicanos en el gran miami, ocupabamos un espacio en Windwood barrio que alcanso unos niveles de delincuencia iguales o peores que los atribuidos a Allapattah, hoy Windwood es totalmente diferente y con un gran progreso gracias a las inversiones hechas por la ciudad. Lo mismo con la pequena Habana simbolo de la cubania y donde habia tambien y aun los hay, altos niveles de delincuencia; pero los cubanos ya no viven en su mayoria en esa area pero la veneran como simbolo de sus inicios.
Las inversiones hechas alli le dan otro tono y vivencia a esa zona. Lo mismo la pequena Haiti, etc.
En Allapattah se inicio la diaspora dominicana de Miami recuerdo que esas dos cuadras que hoy se llaman Juan Pablo Duarte eran el lugar obligado de la comunidad quisqueyana en Miami.  Los grandes eventos de la comunidad fueron realizados en el parque por todos conocidos, instituciones pioneras de los dominicanos, grandes eventos, celebraciones; comercios de capital dominicanos se iniciaron en las 17, 19, 27, 20, 22 y 12 avenidas y asi mismo en las 36, 29, 28 y 20 calles.
El hoy parque Juan Pablo Duarte tiene en su entorno los bustos a los padres de la patria dominicana y una calle circunsdante tiene el nombre del padre de la patria dominicana Juan Pablo Duarte. Por todo ello y tomando en cuenta que la declaracion de Litter Santo Domingo traera inversiones sociales al barrio de Allapattah o es una razon para exigirlas; si se organiza una buena propuesta y demanda de atencion, ese barrio cambiaria de rostro en todo y estariamos salvando la historia del inicio de la diaspora dominicana en la Florida.
Algunos mal agradecidos que hicieron nombre y dinero en Allapattah hoy lo denotan y reniegan de dicho barrio, otros desconocen su historia y ven los hechos delincuenciales de hoy; otros olvidaron sus origenes en RD y hoy viven con luz y un carrito y se creen ricos. Hagamos de la Litter Santo Domingo un proyecto de todos.
posted from Bloggeroid http://lafloridadominicana.blogspot.com/2013/11/una-comunidad-atomisada-y-dividda.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario