domingo, 9 de marzo de 2014

Democracia social y Banco Mundial

Nuestro país ha reprobado nuevamente la asignatura que bien podríamos denominar como “avance y desarrollo social”, producto de no haber aplicado bien la fórmula que garantiza la correcta aprobación de esta materia: crecimiento económico más justa distribución de las riquezas generadas igual a desarrollo humano y social. Esto es lo que justamente ha resultado del estudio del Banco Mundial (BM) titulado: “Cuando la prosperidad no es compartida: los vínculos débiles entre el crecimiento y la equidad en República Dominicana”. 
El tema de la pobreza continúa siendo el gran desafío para el fortalecimiento de nuestro sistema democrático. Hemos avanzado en términos de democracia electoral (aunque en los últimos años hemos presentado dificultades), en democracia civil y ciudadana, pero presentamos gran debilidad en el ámbito de la democracia social. Lo evidencia el informe del BM cuando nos muestra datos tan contradictorios como que a pesar del Producto Interno Bruto Per Cápita de los dominicanos haber aumentado en un 50% comprado con un 26% en América Latina y el Caribe, solo un 2% superó los niveles de pobreza, muy diferente al 41% que así lo hizo en la región. Es decir, alrededor de 80 millones de latinoamericanos pasaron de ser pobres a ser clase media.
Estos son datos sumamente preocupantes, aunque no nuevos, que confirman la grave dificultad que nos afecta como nación, responsabilidad en gran medida de los sectores gobernantes, de poder aprovechar nuestro crecimiento económico sostenido en beneficio de la población mas vulnerable y de menos oportunidades, aumentando una brecha ya no solo entre ricos y pobres, peor aun, entre la gente de medianas condiciones socio-económicas y la clase menos favorecida. Como si fuera poco, el estudio que abarca el período 2000-2011, reseña que hoy existe el doble de pobres que en el año 2000, alrededor de la mitad de la población. En tanto que en Latinoamérica y el Caribe la pobreza se redujo a un 27%.
Ya es tiempo de revertir esta triste realidad, para lo cual no bastan las recomendaciones del BM, si no hay previamente una voluntad firme y decidida de los gobiernos (empezando por el actual que se presenta poco menos orientado a lo económico y mas a lo social, aunque insuficiente también), de transformar drásticamente las estructuras sociales y económicas de una sociedad que parece cada día mas perdida en un laberinto de promesas incumplidas, de clientelismos, de incapacidades y de ineptitudes de una clase gobernante dominicana que si bien ha hecho grandes aportes en democracia civil y electoral, ha demostrado incapacidad para reproducirlos en el campo de lo social. Aun estamos a tiempo. 
 http://www.listin.com.do/puntos-de-vista/2014/3/3/312829/Democracia-social-y-Banco-Mundial 
Puntos de vista 3 Marzo 2014
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario