domingo, 9 de marzo de 2014

“Los Pitbulls” de la Policía: crímenes al amparo de la autoridad

ACTUALIDAD

Director de CONADEHU asegura Pitbulls están relacionados a 75 casos

“Los Pitbulls”

En sentido general, la supuesta banda comandada por Báez Hubieras, tiene 13 casos seguros, de los cuales hay seis casos investigados por una comisión compuesta por la Procuraduría y la Policía Nacional

07 DE MARZO DEL 2014

“Los Pitbulls” de la Policía: crímenes al amparo de la autoridadGutiérrez asegura que estos casos no quedarán impunes.Orlando Ramos/Acento.com.do
SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Randy Vizcaíno, de 27 años, desapareció el 13 de diciembre del 2013, luego de ser detenido mientras se desplazaba por la avenida Las Américas, a bordo de una motocicleta en compañía de dos de sus cuatro hijos y un amigo.
Casi dos meses antes, fue ejecutado Alex Herrera, de 17 años, en el sector de Cancino Adentro, en un supuesto intercambio de disparos, a pesar de que testigos aseguran que fue sacado con vida de su domicilio.
Estos son dos de los nueve casos que están bajo investigación en la Justicia dominicana y que han llegado a manos del Consejo Nacional de los Derechos Humanos (CONADEHU), los cuales abarcan desde desapariciones hasta homicidios, todo, al margen de las leyes dominicanas.
“Tenemos 4 años haciendo las investigaciones. Cada jefe de la policía paraba las investigaciones. Inclusive, cada vez que dábamos públicamente a los medios alguna investigación que teníamos a mano, los jefes policiales la paraban”, explica Nelson Gutiérrez, director ejecutivo de CONADEHU.
Se adelanta hasta el borde de su silla y se acomoda el saco. Revela que la agrupación nace en el seno de la Policía Nacional, de manera clandestina, durante la jefatura del general Bencosme Candelier, en momentos en el que surge la Dirección Central De Investigaciones Criminales (DICRIM) y que dirige el coronel Guillermo Báez Hubieras, con localizado en el destacamento Felicidad de Los Mina, Santo Domingo Este.
Hace una pausa y observa fijamente el escritorio. La luz se cuela por las ventanas de la oficina teñida de ocre. Reanuda la plática y critica que tanto los generales José Armando Polanco Gómez y Manuel Elpidio Castro Castillo, actual jefe de la Policía Nacional, no le dieron cabida a las denuncias ni a los documentos que se les había mostrado públicamente, por lo que la organización tuvo que dialogar directamente con el procurador general de la República, a fines de que la supuesta banda policial “Los Pitbull” sean suspendidos en funciones y remitidos a justicia.
“Cada vez que presentábamos fotografías y datos de jóvenes que ellos (Los Pitbulls) apresaban, luego los fusilaban dándoles un disparo en el corazón y más tarde les rociaban gasolina y los quemaban, la jefatura de la policía, tanto Polanco Gómez, como actual, lo que hacían era una nota de prensa señalando que esos ciudadanos estaban en conflicto con la Ley y que ellos mismos se mataban por un asunto de drogas. Cuando investigabas, encontrabas que era un caso relacionado a Los Pitbull”.
Gutiérrez denuncia que durante las gestiones de Guzmán Fermín y Polanco Gómez, las investigaciones se vieron entorpecidas debido al conocimiento y complicidad de las actividades realizadas por la referida organización clandestina, recibiendo en algunos casos, ascensos a manera de premio.
Entrelaza los dedos sobre las piernas. Continúa las acusaciones en contra de la pandilla, de la cual hasta la fecha, es sospechosa de la desaparición y ejecución de por lo menos 75 casos.
En sentido general, la supuesta banda comandada por Báez Hubieras, tiene13 casos seguros, de los cuales hay seis casos investigados por una comisión, compuesta por Danissa Cruz, Procuradora Fiscal Titular de la Unidad de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, el General de Brigada, Frener Bello Arias, Inspector General de la Policía Nacional y el coronel Orlando Pichardo Reynoso, director Central de Asuntos Internos.
Randy, Alex y Los Pitbulls.
Randy Vizcaíno es uno de los casos más recientes del que tienen conocimiento en CONADEHU. Nelson Gutiérrez explica que la noche del 13 de diciembre, reportan a la base un llamado a la Central de la Policía, bajo el código R-8, a fin de darle seguimiento a una motocicleta que se desplaza con cuatro pasajeros.
El 14 de diciembre del 2013, el segundo teniente Erick Marte, en una comunicación remitida al comandante del departamento de la Policía Nacional, en los Frailes, reporta que a las 24:07, Ariel Alberto Ogando y a Randy (sin mencionar el apellido), fueron detenidos por los agentes tras el aviso de que la Dirección Adjunta de Investigaciones Criminales con asiento en el destacamento del Ensanche Felicidad, encabezada por el capitán Luciano, les daba seguimiento a través de la central Radio R-8.
Según el informe, “uno de los sujetos era reconocido delincuente y tenia asunto pendiente con la justicia y utilizaba a los niños para evadir ser arrestado”, pero no identifica al supuesto malhechor. Subraya que a la persecución, cumpliendo el mandato de la Central de Radio, se sumaron unidades de la policía preventiva, produciéndose un deslizamiento en la calle Fausto Cejas Rodríguez esquina Duarte, próximo al kilometro 12 de la Autopista Las Américas.
En ese orden, Marte detalla que tanto Randy como Ariel fueron transportados al destacamento de Los Frailes, “pero estas dos personas presentaban algunos golpes y rasguños producto del deslizamiento y técnicas policiales por parte de los agentes de investigaciones”.
Expone que tras notificar al comandante del departamento E-6, Los Frailes, éste le ordenó llevar a los infantes a la casa de sus parientes en compañía de Ariel, entregando a Randy a los cabos José Santana de la Rosa y Teodoro Bautista, quienes fungían en el momento como sargento de guaria y reten. Sin embargo, indica que a su retorno, le fue informada la supuesta fuga, mientras se encontraba esposado.
“Randy tuvo mala suerte. Lo dejaron en el destacamento y minutos después, Los Pitbulls, comandados por el coronel Báez Hubieras y el capitán Luciano, envían una patrulla y se lo llevan del destacamento”, señala el director de CONADEHU.
Desde entonces, el paradero del joven de 27 años, y los motivos concretos por los cuales permaneció detenido continúan siendo un misterio.
Otro de los casos en investigación es el de Alex Herrera, el cual involucra directamente al coronel Báez Hubiera y al capitán García, supuestos integrantes de la banda Los Pitbulls.
Gutiérrez relata que el 10 de octubre, oficiales de la policía ingresaron en la casa número 3 de la Calle de Fernando en Cancino Adentro, abriendo fuego contra el joven de 17 años, quien se había escondido en el cielo raso de la vivienda.
“Ellos ven el cielo raso y lo tocan con una pistola. Cuando confirman que está ahí, le disparan y lo hierren en una pierna. Lo bajan  y le dan otro tiro ahí mismo. Lo sacan cojeando de la casa y se lo llevan junto a otra menor de edad, porque estaba reclamándoles el acto a los oficiales. En la avenida Charles de Gaulle, le ponen una pistola en el pecho a Alex y le disparan en el corazón”, detalla.
El informe de la autopsia realizada por el Instituto Nacional de Patología Forence (A-1325-13), Alex fue abatido a tiros al enfrentar una patrulla policial luego de atracar, desarmar y herir al primer teniente Máximo Ramírez Pascual, en el sector El Tamarindo.
El documento detalla que el menor de 17 años recibió cuatro disparos: dos en el hemitorax izquierdo, una en el muslo derecho y otra en la rodilla.
Investigaciones.
Recientemente, el jefe de la Policía Nacional, general Manuel Castro Casillo, anunció la suspensión de seis miembros de la institución relacionados a la desaparición de Randy Vizcaíno, sin embargo, otros casos denunciados por el Consejo Nacional de los Derechos Humanos no han sido abordados abiertamente por la entidad policial.
En ese sentido, la magistrada Danissa Cruz, confirmó que hay grandes avances en la investigación interna para determinar la veracidad de las acusaciones y verificar la existencia de la referida banda dentro de la Policía Nacional, así como las responsabilidades de cada uno de los implicados, aunque refutó suministrar mayores detalles mientras continúen las indagaciones.
La luz continúa irrumpiendo en la oficina, pero poco a poco el fulgor se va degradando por la intervención de las nubes.
“Estos casos deben resolverse”, apunta Nelson Gutiérrez, sobre las desapariciones y supuestos fusilamientos. “Las familias necesitan un cierre y que se haga justicia con las víctimas. Nosotros no nos detendremos hasta que estos casos queden resueltos”, asevera, golpeando levemente el cristal del escritorio. Se reclina en su asiento y suspira sigilosamente.
“No pueden ni deben quedar impunes”,

No hay comentarios:

Publicar un comentario